7 tips para viajar a Argentina con niños

Los viajeros que visitan Argentina por primera vez vienen con la ilusión de conocer el país en apenas dos semanas, de recorrer sus maravillas naturales y al mismo tiempo de patear las calles de Buenos Aires sin rumbo alguno. Muchos de ellos vienen con sus hijos y a todos ellos va dedicado este artículo.

Argentina es un país hermoso, con una mezcla de culturas, unos paisajes de ensueño, y una arquitectura digna de cualquier ciudad europea. Pero también un desafío para los padres que eligen traer a sus chicos por primera vez. Veamos entonces qué consejos podemos brindarles para que pasen una mejor estadía en Argentina y disfruten al máximo ese hermoso país de América del Sur.

 

Elegir poco y disfrutar más

Este primer punto es fundamental y aplica no sólo a la Argentina sino a cualquier lugar del mundo. Nosotros siempre decimos que la mejor manera de viajar es bajo el concepto del “slow travel”, o “viaje sin prisa”, que consiste en elegir menos lugares y quedarse más tiempo en cada uno para poder conocerlo con mayor profundidad, disfrutando de cada rincón, tomándose un tiempo para comer algo rico y no viajar a las apuradas.

Argentina cuenta con un territorio muy extenso (es el segundo país más grande de Latinoamérica y el octavo más grande del mundo) y a menos que uno disponga de varios meses, no se puede pretender “conocer” el país en unas cortas vacaciones. Por eso a la hora de viajar con niños a la Argentina lo primero que uno debe hacer es plantearse qué tipo de viaje quiere hacer: urbano, de aventura, de naturaleza, una mezcla… en fin, son muchas las opciones que ofrece el país, desde la europea Buenos Aires con sus barrios, sus enormes plazas, su vida nocturna, y su exquisita gastronomía, hasta la asolada Patagonia, las majestuosas cataratas del Iguazú, los paisajes fascinantes de Mendoza, o la exótica belleza de Salta y Jujuy, pasando por sitios hermosos como Córdoba, La Rioja, San Juan… un sinfín de posibilidades que requieren un buen planeamiento.

Los servicios de trenes en Argentina son casi nulos (o muy malos). Los autobuses brindan un buen servicio pero las distancias son extremadamente largas y si se viaja con niños pasar 15 horas en ruta no es algo que recomendemos. Por eso el avión es siempre la mejor opción, y eso hace que tengamos que elegir con antelación los destinos sin mucha capacidad para la improvisación.

La opción ideal para nosotros es tomarse unos días en Buenos Aires y de allí tomar un vuelo a una región y recorrer esa región en auto. Pero cada uno con sus gustos. Es sólo la primera recomendación.

 

Hotel vs alquiler

Este primer consejo va a depender mucho de la cantidad de días que queramos quedarnos en cada lugar. Podemos optar entre alquilar una casa o una habitación de hotel. En muchos casos será mucho más barato optar por un caserón de fin de semana para que los chicos puedan disfrutar del patio y del espacio, antes que estar toda la familia confinados en una pequeña habitación. Una forma muy sencilla de encontrar este tipo de alojamiento es utilizar la aplicación de Airbnb, ya que además del precio estimado podemos encontrar fotos del lugar y la opinión de otros visitantes.

Pero también va a depender mucho del tipo de lugar. En Buenos Aires casi siempre la mejor opción no sólo por precio sino también por comodidad es la de la casa de alquiler cuya oferta en la capital es enorme. Los mejores barrios para hospedarse en Buenos Aires son: Palermo, Recoleta, Barrio Norte, y Belgrano. No sólo porque están cerca de los transportes públicos para desplazarse por la ciudad, sino también porque son los más seguros. San Telmo es un barrio muy interesante para recorrer como contamos en nuestro artículo “San Telmo: historias e imágenes”, pero dependiendo los lugares de noche puede traer algunos problemas de seguridad.

Además la posibilidad de contar con una casa propia en Buenos Aires (que generalmente será un apartamento) te permitirá tener tu cocina en donde poder prepararle las comidas a tus hijos sin tener que gastarte una fortuna en comer afuera. Y si la cocina no es lo tuyo siempre va a ser mejor poder pedir un delivery de comidas y nada mejor que comer en tu propio apartamento cuando estás con niños. Ellos necesitan esa sensación de hogar de vez en cuando durante los viajes. En ese caso nada mejor que tener a mano la aplicación de PedidosYa por ejemplo para poder pedir todo tipo de comidas de restaurantes cercanos a tu zona, incluso las famosas empanadas argentinas.

Si tu viaje te lleva a otros sitios fuera de Buenos Aires, a veces los hoteles son una opción muy interesante para disfrutar de ciertos servicios que un apartamento no te da, como una piscina para los más chicos, o un spa para relajarte por las noches. Argentina está repleta de hoteles boutiques para disfrutar de los mejores paisajes en el mejor entorno.

 

 

Entretenimiento para los más chicos

Este punto va a depender muchísimo de la edad de los niños. No es lo mismo planear un viaje con un chico de dos años que con un adolescente. Por eso es muy complicado hablar de este consejo. Además dependerá mucho de lo que los padres reconozcan como concepto de “entretenimiento”. Nosotros, por ejemplo, no estamos a favor del uso de la tecnología como entretenimiento sino más bien como último recurso. Si estamos ante un viaje en coche de tres horas es ilógico pensar que un niño va a divertirse mirando por la ventana, así que en esos casos la tablet es una buena aliada.

Pero fuera de ese ejemplo, uno debe pensar el viaje con niños en función de ellos. Uno antes que viajero, es padre, y como tal debe planear el recorrido pensando en qué será lo mejor para ellos y no para uno. Y si se pueden encontrar actividades para compartir, mejor todavía! Pero si viajamos con un niño de dos años no pensemos en grandes recorridos en coche, o en escalar la montaña más alta. Ojo, con esto no quiero decir que ciertas actividades están fuera de las posibilidades. Nosotros con un hijo de un año y medio recorrimos Islandia. Pero siempre piensen en cómo está el niño en ese momento, y siempre busquen formas de que se divierta.

En las grandes ciudades como Buenos Aires está bueno poder mezclar un recorrido por un barrio con una actividad para ellos. Por ejemplo en el barrio del Abasto una muy linda opción para los niños es el Museo de los Niños que puede ser una muy buena manera de concluir el día luego de recorrer el centro de la ciudad. Hay que pensar en un equilibrio, en un “vos nos das, nosotros te damos”. Si el niño se pasa dos horas caminando por calles que para un adulto son maravillosas pero para un niño son simples calles, entonces luego démosle un lindo momento de entretenimiento para que su día también sea maravilloso.

Buenos Aires está plagada de museos, actividades al aire libre (en los Lagos de Palermo por ejemplo es una gran idea alquilar bicicletas o botes a pedal para disfrutar en familia), y cosas para hacer en familia. No pasen el día pateando las calles si van con niños y tengan en cuenta que ustedes fueron niños alguna vez y no creo que les haya interesado ver el Obelisco o la Casa Rosada si le daban de elegir ir a una calesita.

Esto mismo se aplica en todos los lugares, aunque siempre en la naturaleza es mucho más fácil que un niño se entretenga porque todo lo sorprenderá. La jungla de cemento puede agotar, pero estar caminando en la montaña, o ver unas potentes cataratas, es una actividad que les aseguro que sus niños disfrutarán igual o aún más que ustedes (si les prestan atención y les cuentan lo que están viendo. No vale llevar a los niños en un cochecito sin hablarles. El niño necesita que el adulto le explique lo que está viendo y lo haga soñar con mundos fantásticos).

Acá les dejo un link muy interesante: Qué hacer con los más chicos en Buenos Aires

 

Traer variedad de ropa

Si pretendés visitar diversos puntos durante el viaje, es necesario que sepas que la temperatura media de las Cataratas del Iguazú (caluroso) es muy distinta a la de Bariloche (fresca a fría). Por eso te recomendamos que traigas lo que se conoce como “ropa cebolla”: tipo de ropa que te permita ir poniendo capa sobre capa, como una cebolla.

Lógicamente si venís en pleno enero no es necesario que traigas un gorro de lana (a menos que vayas a Ushuaia que puede presentar días fríos en verano), pero es importante que antes de armar las maletas sepas a qué destinos vas y averigües las temperaturas de cada uno. Argentina es un país “largo” y como tal las temperaturas del norte son muy diferentes a las del sur.

 

 

Seguridad

Es muy común escuchar que Argentina es un país inseguro. Se podría decir que en parte es algo real, pero en parte no. La mayor inseguridad en la Argentina se sucede en las grandes urbes como Buenos Aires, o Rosario (es muy raro que estando en un recorrido en un Parque Nacional en San Juan, o en un pueblo de Jujuy, te pase algo en relación a tu seguridad). Y más allá de que es cierto que en esas ciudades pueden pasar cosas en cualquier momento del día y en cualquier lugar, tampoco es motivo por el cual asustarse, sino más bien motivo por el cual tomar ciertas precauciones.

Por eso te dejo una serie de recomendaciones desde nuestro punto de vista de habitantes de Buenos Aires hace más de 30 años:

  • Elegí bien la zona en donde vas a hospedarte. Como dijimos antes, San Telmo es un lugar precioso a nivel turístico, pero hay ciertas calles que de noche no son las mejores. Así que investigá bien antes de reservar. Recoleta es quizás la mejor opción. Más que nada para que tengas la tranquilidad de poder regresar de noche después de cenar sin estar tan pendiente (no quita que no lo tengas que estar. Al fin y al cabo es una gran urbe de Latinoamérica).
  • Llevar los objetos de valor en una mochila o en los bolsillos laterales. Nunca lleves tu celular en el bolsillo trasero ni descuidado en tu mano. Buenos Aires se caracteriza por los robos rápidos, los de los que pasan corriendo a toda velocidad y en medio segundo te quitaron de la mano lo que tenías. Con esto no te digo que te va a pasar. ¡A mí en 35 años nunca me pasó! (toco madera) Pero siempre es mejor prevenir. Tampoco lleves tu cámara último modelo colgada del cuello a la noche por la calle. ¿Para qué llamar la atención?
  • En ciertos barrios tratá de mantenerte en el circuito turístico y no improvisar. Podés improvisar en Palermo, Belgrano, Recoleta, Barrio Norte. Pero en barrios como La Boca tratá de mantenerte siempre dentro del circuito turístico. Antes de viajar a Buenos Aires infórmate bien acerca de los barrios más complejos a nivel seguridad.
  • Nunca pierdas de vista a tus hijos. Esto no es por Buenos Aires, esto es un consejo para cualquier gran ciudad del mundo. Tus hijos siempre a tu lado, o al menos a distancia de ojo.

 

Rutas

Las Rutas Argentinas con quizás unas de las rutas con paisajes más maravillosos de toda Latinoamérica. La Ruta 40 por ejemplo atraviesa el país de sur a norte, y que en sus más de 5200 kilómetros de extensión pasa por nada más y nada menos que por 11 provincias y 14 Parques Nacionales. Y otras rutas como las que pasan por las provincias de Córdoba y San Luis que fueron parte de nuestro anterior viaje son igual de bellas. Pero hay que tener en cuenta que algunas rutas del país aún no están en las mejores condiciones por lo que siempre hay que conducir con cuidado y respetar los máximos de velocidad.

En Argentina es obligatorio llevar en autopistas y rutas las luces bajas encendidas y los niños menores de 10 años siempre deben viajar en el asiento de atrás con su respectivo huevito, o adaptador de asiento acorde a su edad.

Por último, algo muy importante que debés saber: en Argentina manejan mal. No digo “manejamos” porque me considero fuera de ese grupo, pero es importante que lo sepas especialmente si venís de Europa o de los Estados Unidos. En Argentina la senda peatonal no suele respetarse, así que, si vas a cruzar la calle en una esquina sin semáforo, esperá para asegurarte que los autos paren. Generalmente no lo harán y tendrás que esperar a que no pasen más. En la ruta es normal que los autos no respeten las líneas del suelo y te querrán sobrepasar incluso con línea continua. Dejalos pasar, no podés cambiar la forma de conducir del resto, pero asegúrate de no dejarte llevar por la tentación de adaptación y manejá de la manera correcta.

Con niños siempre digo que lo mejor, si vas a conducir, es hacerlo de día. De noche y de madrugada es cuando más accidentes ocurren. Siempre es mejor perder un par de horas del día, pero estar seguro de tener una buena visibilidad en ruta.

 

Vacunas indispensables

Siempre es bueno chequear las últimas noticias del Ministerio de Salud de la nación para conocer qué vacunas hacen falta antes de entrar al país. A diferencia de Brasil, en Argentina no se requiere la vacuna de la fiebre amarilla, por ejemplo.

 

Estos son apenas siete consejos a la hora de viajar a Argentina con niños. Son nuestros, son personales e intransferibles. Lo que un consejo puede funcionar para alguien, para otro puede no hacerlo. Pero te los damos con nuestra experiencia de vida en Argentina, y con nuestra experiencia de viajes con niños con la esperanza de que podamos ayudar al menos un poco con la planeación de tu viaje por estas hermosas tierras.

Join us now

Get our online magazine with 26 full color pages for free!

Written by Pie & Pata
Feliz es quien disfruta viajar en familia.