Lo mejor de California: Carmel-by-the-Sea

Elegir lo mejor de California y plasmarlo en un sólo artículo sería una misión más que imposible e injusta. Por eso decidimos dividirlo en varios artículos temáticos para que luego decidas qué es lo que más se adapta a tu viaje. Elegimos en este artículo contarte acerca de la mágica ciudad de Carmel-by-the-Sea.

Ya sea si decidís viajar con niños a California, o disfrutar en pareja, vamos a darte un pantallazo de nuestra experiencia para que luego seas vos el que arme el viaje de tus sueños. ¿Empezamos?

Eso sí, si aún no leíste la primera parte de lo mejor de California, hacé click aquí.

 

Carmel-by-the-Sea, un pequeño pueblo europeo en la costa de California

Carmel-by-the-Sea

No es de extrañar que a lo largo de Ocean Avenune, la avenida principal de Carmel, podamos encontrar decenas de galerías de arte. Carmel no es sólo un imán para turistas sino que lo es, y siempre lo fue, para artistas de todas partes del mundo.

Sus calles empedradas, sus incontables pasillos que nos llevan a hermosas terrazas floreadas, sus casas con techo a dos aguas, nos remiten a la típica postal de pueblo medieval europeo.

Carmel-by-the-Sea

Carmel-by-the-Sea y sus casas de cuento de hadas

Es en la arquitectura de Carmel que quiero detenerme por un instante porque sin dudas es lo que más llama la atención y lo que más enamoró a los artistas. Ellos vinieron en parte por su hermosa arquitectura (entre otras cosas), y la arquitectura vino en parte gracias a ellos.

Corría el año 1924 cuando Hugh Comstock decidió viajar a Carmel para visitar a su hermana y cuñado. Allí, en ese pequeño oasis de artistas, conoció justamente a una de ellas: Mayotta Browne, una fabricante de muñecas quien se convertiría meses después en su esposa.

La artista fabricó tantas muñecas que su propia casa comenzó a quedarle pequeña. Fue allí cuando le pidió a su marido que le construyera una casa para exponer sus creaciones y lograr venderlas. Comstock no tenía idea de arquitectura, pero lo que le faltaba en ese aspecto, le sobraba en imaginación y creatividad; y la influencia de uno de sus ilustradores favoritos, Arthur Rackham, fue lo que necesitó para construir su primera creación: la casa Hansel, luego conocida como “La casa de muñecas”.

Para su construcción no usó nivelador por lo que la casa realmente parecía salida de un cuento de hadas: una chimenea de piedras superpuestas casi aleatoriamente, una pared exterior que mezclaba elementos, y una estructura despareja que se camuflaba con las plantas y las flores del jardín.

Carmel-by-the-Sea

Como dijimos antes, Carmel era un imán para artistas, y no pasó mucho tiempo antes de que descubrieran la magnífica creación de Comstock y le solicitaran que construyera casas para ellos. Así fue como nació lo que luego le terminaría de dar la estética fantástica a la ciudad.

Hoy son 21 las casas construidas por Comstock que aún se mantienen en pie. En el centro de información turística de Carmel te ofrecen un mapa con todas esas casas marcadas como para hacer un hermoso recorrido (no dejes de hacerlo, no sólo por las casas en sí sino porque te saca del centro de la ciudad y te lleva a calles solitarias en donde vas a respirar realmente el aire de Carmel).

Algunos de los terrenos para construir las casas fueron comprados por Comstock por apenas 100 dólares. Hoy algunas de sus creaciones se elevan al increíble precio de 4 millones. Si hablamos de inversiones…

No te pierdas esta hermosa galería de fotos de Linda Yvonne: Once upon a time…

Carmel-by-the-Sea

Carmel-by-the-Sea y sus pasillos y patios

Además de por sus casas, Carmel se caracteriza por su curioso tramado de pasillos y patios que abundan en la ciudad. Caminando por Ocean Avenue podemos hasta incluso pasarlos por alto (a menos que tengamos a mano el mapa de las casas de Comstock en donde también se marcan los 41 patios internos que hacen de Carmel una de las pequeñas ciudades más hermosas de los EEUU).

Lo que tal vez parece la entrada a una casa puede ser un pasillo que lleva a un hermoso lugar cubierto de flores, o de fuentes, como nuestro preferido: El Patio de las Fuentes.

Carmel-by-the-Sea
Carmel-by-the-Sea

Así que si estás en Carmel no te dejes guiar por la horda de turistas que caminan en línea recta por la Ocean Av. hacia la playa. Doblá en cada entrada y dejate llevar por el entramado medieval de la ciudad. Seguramente descubras bellezas ocultas que hasta los mismos 4000 habitantes desconocen. Si preferís una guía, no dejes de ver la web oficial de Los Patios y Pasillos de Carmel.

Carmel-by-the-Sea
Carmel-by-the-Sea y su playa

Si todo lo anterior no fuera suficiente para elegir a Carmel-by-the-Sea como parte de tu itinerario por lo Mejor de California, detengámonos un instante en su playa. Bajando por Ocean Avenue, siguiendo la brisa océanica, se llega a lo que quizás podría ser una de las playas más hermosas del estado californiano.

Arenas finas y blancas, árboles de cipreses, las colinas de fondo, y una inmensa costa que invita incluso a los perros a disfrutarla (sí, Carmel es quizás uno de los destinos más “pet-friendly” que descubrimos).

Carmel-by-the-Sea
Carmel-by-the-Sea

Para llegar a esta hermosa ciudad hay que doblar en Ocean Avenue desde la Highway 1 y recorrer 1.5 kilómetros hasta llegar al centro. Al ser una ciudad pequeña, es recomendable dejar el coche al fondo de Ocean Avenue, justo en el parking gratuito de la playa, y desde allí caminar y disfrutarla a pie, la mejor y única manera de hacerlo.

Carmel-by-the-Sea es fácilmente recorrible en una jornada. Pero es de esos lugares que invitan a quedarse, a disfrutarla viajando sin prisa. Es un lugar ideal para hacer base y recorrer los alrededores que California tiene para ofrecer: Monterey y su acuario, la Pacific Coast Highway y Big Sur, Point Lobos, entre otras maravillas urbanas y naturales de las cuales hablaremos en un próximo artículo.

 


TE GUSTÓ? COMPARTILO EN PINTEREST!

Carmel-by-the-Sea

 

Join us now

Get our online magazine with 26 full color pages for free!

Written by Pie & Pata
Feliz es quien disfruta viajar en familia.