Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

“La España vacía es un territorio extenso que no tiene ciudades. Los habitantes de esta España vacía se sienten abandonados a su suerte. Muchos (…) inventan un pasado lleno de vida y niños y gente. Pero lo cierto es que la España vacía nunca estuvo llena. El desequilibrio, que siempre fue muy marcado, incluso en siglos anteriores a la revolución industrial, es ahora insalvable. 
En algo más de la mitad del territorio (53 %) vive el 15.6 % de la población, o el 9,9 % si decontamos los centros administrativos. Dicho de otra forma, el 84,4 % de los españoles viven apretados en el 48 % del territorio.
El paisaje que ha pintado ese Gran Trauma
(la urbanización rápida de España) define el país y ha dejado una huella enorme en sus habitantes. Hay una España vacía en la que vive un puñado de españoles, pero hay otra España vacía que vive en la mente y la memoria de millones de españoles.”
Fragmentos de La España vacía de Sergio del Molino.

Gloria, Julia, Jacinto, Enriqueta, Vicente, Benito, Cristina, Pedro, Maite, Andrés, Laura, Julián, Juan, Elsa y Jara. Quince personas de entre 82 y 4 años de edad son quienes caminan día tras día por las calles de Cabañas del Castillo, un pueblo extremeño que se encuentra bajo la sombra de una gran sierra de roca sobre la cual descansan las ruinas de un antiguo castillo. Se encuentra en la Sierra de las Villuercas, a tan sólo 110 kms de Cáceres. Son ellos quince y nadie más. El resto de las casas o están abandonadas o, en su gran mayoría, reconstruidas como casas de fin de semana para gente de otros sitios.

Hoy es día de semana, y Cabañas del Castillo es un pueblo silencioso, en donde si uno no golpea a la puerta de una casa, es difícil cruzarse con alguien por las calles. Sin embargo si uno lo hace, esa puerta se abre de par en par para dejar pasar al invitado con enorme amabilidad y simpatía. Es gente con un ritmo diferente, en constante contacto con la naturaleza y con la vida en el campo.

Desde todo el pueblo puede verse la hermosa pared de roca que los protege del viento, y allí en lo alto, las ruinas del castillo de origen musulmán con tres torres que se han mantenido en pie desde el siglo XII. La vista desde allí arriba es inigualable, y el atardecer, uno de los más maravillosos que he visto. (Pueden ver la fotogalería de Cabañas del Castillo haciendo click aquí).

Cabañas del Castillo, es, junto a miles de otros sitios en España, un pueblo afectado por los grandes cambios que se produjeron en el campo en el último siglo. Las maquinarias comenzaron a reemplazar al hombre, los jóvenes empezaron a viajar hacia las grandes urbes en búsqueda de mejores oportunidades de estudios y de trabajo, y los pueblos lamentablemente, a quedar en el olvido. La urbanización fue demasiado rápida y las ciudades colapsaron. El campo comenzó a entrar en un declive sin retorno y miles de pueblos quedaron totalmente vacíos y abandonados.

Pero aquí están, estas 15 personas dispuestas a no dejar su pueblo y hacer que poco a poco comience a renacer.

 Pedro, 50 años. Agente del Medio Natural en el Parque Nacional Monfragüe. Fotógrafo especializado en fotografía de fauna. Vive en Cabañas desde 1995. Originario de Valladolid. Gloria, 82 años. Ama de casa. Nació en Cabañas y vive en la misma casa en donde nacieron su tatarabuelo, su bisabuelo, su abuelo y su padre. Tiene dos hijos y cuatro nietos. Es viuda hace 20 años. Julia, 75 años. Trabajadora del Campo. Vivió toda su villa allí. Dijo: ” Voy a trabajar en el campo hasta que me muera”. Maite (48), dedicada al turismo y habitante de Cabañas desde hace 18 años, y Andrés (45), maestro y hace 11 años allí, junto a sus hijos Juan (9), Elsa (7) y Jara (4). Benito, 70 años. Trabajador del campo. Vive en el pueblo hace 40 años. Jacinto, 75 años. Ex militar. Vivió muchos años entre Francia y Suiza. Casado con Julia. Enriqueta, 71 años. Trabajó en el campo toda su vida y nunca salió de su pueblo natal, más allá de las visitas cotidianas a la comarca vecina en donde está su familia. Vicente, 72 años, trabajador en el campo. Vive en Cabañas hace 22 años. Cristina, 52 años. Agente del Medio Ambiente en la región. Compró y remodeló su casa en Cabañas junto a Pedro en el año 1995.Julián, 14 años. Nació en Plasencia y a los dos meses se mudó a Cabañas. Es el hijo de Cristina y Pedro.

Laura, 32 años. Bióloga, especializada en ornitología. Oriunda de Barcelona, se mudó a Cabañas hace dos años.

 

Lugar: Cabañas del Castillo, Cáceres, Extremadura, España.
Distancia desde Madrid: 252 kms por la A5 (sin peaje).

TE GUSTÓ? COMPARTILO EN PINTEREST!


Join us now

Get our online magazine with 26 full color pages for free!