Europa en Autocaravana en 90 días – Parte 5

Cuando dejamos atrás la ciudad de Breslavia, la sensación dentro de la autocaravana fue muy diferente a aquella que sentimos cuando habíamos dejado atrás Alcalá de Henares, hacía un mes y medio atrás. Nos sentíamos en casa, ya no estábamos emprendiendo una nueva aventura. Simplemente estábamos cambiando de jardín exterior. Europa en autocaravana ya no era una mera aventura sino que era parte de nuestra realidad. Acostumbrarse a una autocaravana y sentirla ya como un hogar es una sensación maravillosa. El viaje ya no gira en torno a salir, recorrer, conocer, descubrir… ahora también es parte del viaje, regresar. Volver a la autocaravana después de un largo día es una de las sensaciones más hermosas. Sacarse el calzado, sentarse en tu sala de estar, o preparar la cena para la noche. Una rutina hogareña que se torna cada vez más deliciosa.

En esta quinta etapa del viaje comenzábamos el regreso. Pero como no lo íbamos a hacer deshaciendo las rutas que ya habíamos recorrido, más que regreso era una continuidad. Nos esperaban alrededor de 1300 kilómetros hasta llegar a Amsterdam, la última ciudad de esta quinta etapa. ¿Estás listo? ¡Vamos!

Si querés, podés refrescar tu memoria leyendo la parte 4 de nuestro viaje haciendo click AQUÍ.

 

EUROPA EN AUTOCARAVANA

República Checa en autocaravana – Segunda Parte


europa-en-autocaravana

Podríamos haber acortado nuestro viaje hacia Holanda en lugar de bajar nuevamente a República Checa. Podríamos haber atravesado Alemania practicamente en línea recta. Pero no le habríamos hecho justicia a uno de los países más hermosos de Europa. Además todavía nos faltaba descubrir su mágica capital: Praga.

Etapa 1: Breslavia a Praga – 335 kilómetros

Las rutas en octubre en esa región de Europa son un deleite visual. A veces ni siquiera queríamos salir de ellas y seguir manejando kilómetros y kilómetros entre bosques otoñales rojos, naranjas, amarillos, marrones…Entramos nuevamente a la República Checa y arribamos a su magistral capital, una de esas ciudades europeas detenidas en el tiempo, que enamoran, que dan ganas de volver una y otra vez. Praga es, sin dudas, una de los lugares más románticos y maravillosos del continente, por algo es una de las 20 ciudades más visitadas de todo el mundo.

europa-en-autocaravana

Desde 1992 caminar por el centro histórico de Praga es caminar por un Patrimonio de la Humanidad. Su arquitectura nos lleva a un viaje a través de siglos e influencias: desde el gótico del siglo XIV con el edificio del Arzobispado y la Catedral de San Vito como grandes estandartes, hasta la época modernista con la extraña y a la vez bella casa danzante, pasando por el barroco y el clasicismo francés. Praga es un sinfín de estilos pero que hacen un conjunto que “queda bien” y atrapa.

Son cuatro los barrios que componen su casco histórico: Hradčany, Malá Strana, Staré Město y Nové Město.

  • Hradčany: así se conoce al famoso distrito del castillo, pilar fundacional de la ciudad de Praga. Fue allí, en el siglo IX cuando el principe Bořivoj Přemyslovec dio órdenes para construir el Castillo que hoy en día es el castillo más grande del mundo. Se podría decir que Praga nació a partir de él. Hradčany fue la ciudad que comenzó a edificarse en el siglo XIV en la parte exterior de la muralla del castillo. El castillo es una enorme conjunción de edificios históricos como la Catedral de San Vito cuya construcción comenzó en 1344 pero sus puertas recién abrieron al público en 1929 (tardaron un poquito en construirla, ¿no?), o el Callejón de Oro que cobija hermosas casas de colores que fueron hogares de orfebres (y de Franz Kafka, el autor literario más famoso de la República Checa). Una curiosidad del castillo: ¿Sabías que antes de 1989 el castillo de Praga no tenía iluminación exterior? Fue en ese año cuando los Rolling Stones dieron un concierto en la ciudad de Praga y se enamoraron de esa maravillosa construcción medieval. Fue tanto el impacto que les causó que decidieron donar lo que en ese momento equivaldría a 30.000 euros para que se instalara el sistema de iluminación exterior que hoy en día nos permite disfrutar de una de las vistas más hermosas de la ciudad.

europa-en-autocaravana

  • Malá Strana: situado junto al barrio del castillo, este distrito de la ciudad se caracteriza por albergar gran cantidad de palacios y palacetes, iglesias y plazas. Sin dudas su símbolo principal, y uno de los símbolos más característicos y fotografiados de la ciudad, es el Puente de Carlos, mandado a construir en el año 1357 por Carlos IV para reemplazar el Puente Judit destruido por una inundación. 30 estatuas se elevan a lo largo de sus 500 metros de extensión y 10 de ancho. Su piso empedrado apenas puede verse durante hora pico ya que las fotos que uno puede ver de ese hermoso puente son sacadas a primera hora de la mañana cuando la horda de turistas aún no ha llegado y el puente puede ser disfrutado en su máximo esplendor. Una curiosidad del puente: Juan Nepomuceno era el confesor de Sofía de Baviera, la reina consorte de Bohemia. Ante la negación de romper el voto de secreto de confesión fue arrojado desde el puente por órdenes del entonces rey Wenceslao IV de Bohemia. Desde el lugar en donde fue arrojado se erige hoy una estatua que dice que cumple el deseo de quien apoye su mano en ella.

europa-en-autocaravana

  • Staré Město: en torno a la Plaza del Ayuntamiento se desarrolla este barrio que es el centro medieval de la ciudad, con los edificios más antiguos de Praga como al Ayuntamiento de la Ciudad Vieja y su famoso Reloj Astronómico de 1410, el reloj astronómico más famoso del mundo y que sigue aún hoy en funcionamiento. Desde allí arriba se obtienen las mejores vistas de la ciudad. En la Plaza también se destaca la Iglesia de Nuestra Señora de Týn del siglo XIV, caracterizada por sus torres gemelas de estilo gótico tardío y de más de 80 metros de altura. La Sinagoga Vieja-Nueva de 1270 es otro de los puntos altos de este barrio, y es, junto a la Sinagoga Vieja de Cracovia, única en su tipo. Una curiosidad del Reloj Astronómico: fue construido por el maestro relojero Hanus a quien, según la leyenda, le sacaron los ojos para que no pudiera repetir tan hermosa creación.

europa-en-autocaravana

  • Nové Město: es la ciudad nueva de Praga. La casa danzante del arquitecto Franz Gehry es el edificio más famoso del barrio. Fue diseñado en 1992 y culminado cuatro años más tarde. Su estilo deconstructivista se acopla perfectamente a los edificios barrocos, góticos, y Art Nouveau que lo rodean.  Otros de los grandes atractivos que pueden verse en esta parte de la ciudad es la famosa Torre de la Pólvora, puerta de entrada a la Ciudad Vieja. Es una torre gótica que data del siglo XV y es una de las construcciones más emblemáticas de la ciudad, y una de las 13 puertas originales de la ciudad vieja. Una curiosidad de la casa danzante: el edificio se conoció originalmente como Fred and Ginger, por los famosos bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers —y la sensación que evoca la construcción a una pareja de bailarines—, pero su arquitecto no quería importar a Praga el estilo kitsch de Hollywood, por lo que ese nombre se dejó de considerar.

europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana

Praga es una ciudad que puede recorrerse en dos días pero que para hacerle justicia requiere de más tiempo para caminarla lentamente, detenerse en sus cafés, disfrutar de algún espectáculo, visitar sus museos y palacios. La autocaravana la dejamos en las afueras de la ciudad, en un pequeño pero cómodo camping con una excelente comunicación mediante transporte público con el centro de la ciudad (15 minutos en autobús a 200 metros del camping). Aquí en el mapa:

 

Etapa 2: Praga a Karlovy Vary – 127 kilómetros

Fundada en 1350 por el Emperador Carlos IV esta hermosa ciudad termal en la confluencia de los ríos Ohře (Eger) y Teplá, es famosa justamente por sus fuentes termales. Lo que más nos llamó la atención es que sus pobladores van por la calle con una vasija de formato muy particular que la llenan del agua casi hirviendo que brota de estas fuentes y la van tomando mientras caminan. Estas aguas tienen muchas propiedades curativas y son fuente muy alta de minerales.

europa-en-autocaravana

El paseo a lo largo del río que atraviesa el centro histórico es muy placentero. Las casas de colores con una arquitectura que remite a la belle époque, los bares con terrazas sobre las aguas del río, los bosques y sierras que la rodean, los colores otoñales… todo eso transforma a esta ciudad en un imprescindible. Más allá de su fama mundial por las fuentes termales y su famoso festival internacional de cine, Karlovy Vary no deja de ser tranquila y sin la masa de turistas de Praga.

Acá te dejo unas fotos para que disfrutes de la belleza del lugar.

europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana

La autocaravana la dejamos prácticamente en pleno centro en un parking enorme que apenas costaba 4 euros las 24 horas. La noche fue muy tranquila ya que al ser realmente enorme, aparcamos la autocaravana al fondo, totalmente alejado de la calle y del resto de los autos. La vía de tren que está junto al parking es vieja y ya no pasan trenes por allí. Aquí en el mapa:

 

Alemania en autocaravana – Segunda Parte


europa-en-autocaravana

Etapa 3: Karlovy Vary a Bamberg – 169 kilómetros

Dos horas nos separaban de esta hermosa ciudad alemana de la región de Baviera. Bamberg fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1993 debido a su riqueza arquitectónica e histórica. La Catedral de 1237, la Residencia Antigua del siglo XVI, y la Nueva, residencia de los obispos después del siglo XVII son algunos de los puntos de interés para visitar. El Ayuntamiento antiguo (Altes Rathaus) de 1386 es quizás la imagen más repetida de la ciudad y con justa razón. Esa edificación construida en estilos barroco y rococó parece estar flotando sobre las aguas del río Regnitz. Sus frescos que adornas las paredes y la vista que se obtiene desde un puente cercano hacen que el simple hecho de ver este edificio ya justifique la visita a la ciudad.

europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana

La autocaravana la dejamos en un área de servicio a tan sólo 15 minutos a pie del centro. Tiene todos los servicios incluídos en el precio de 15 euros las 24 horas y se puede pernoctar. Lo único a tener en cuenta es que la máquina que cobra sólo acepta tarjetas de crédito alemanas o monedas. Así que hay que tener 15 monedas a mano o, como hicimos nosotros, pedirle a un alemán que te pague y darle el efectivo. Siempre hay solución. Aquí en el mapa:

Etapa 4: Bamberg a Wurzburgo – 95 kilómetros

Como dijimos en nuestro artículo Los lugares más románticos de Europa (hacé click ahí, sobre el texto para leerlo), esta ciudad de la región de Baviera y a orillas del Río Mena nos regaló uno de los atardeceres más hermosos del viaje, sobre el Alte Mainbrücke, el puente de arcos de piedra de 185 metros de largo que atraviesa las aguas. El Alte Mainbrücke fue construido entre 1476 y 1488, dañado durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, y reconstruido. A lo largo del puente, imágenes de santos y reyes lo adornan, como queriendo emular al Puente Carlos de Praga. Con copas de vino en mano y un aperitivo, centenas de locales y turistas se reúnen en este rincón de la ciudad para disfrutar del final de la jornada, con el sol cayendo detrás de la Fortaleza Marienberg, que se encuentra allí en lo alto de una colina, dominando la ciudad desde el siglo XV.

europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana

La ciudad de Wurzburgo hoy desborda energía y vida. Pero durante la Segunda Guerra Mundial fue destruida casi en su totalidad y luego reconstruida minuciosamente. Hoy son pocas las edificaciones originales que quedan en pie, pero no deja de ser una de las ciudades alemanas más bellas de la región. Su entorno natural con el paseo a orillas del río y las colinas circundantes le da una enorme riqueza a esta ciudad que se recorre fácilmente a pie o en bicicleta. Nosotros nos decidimos por las dos ruedas ya que dejamos la autocaravana en un área de servicio a 10 minutos del centro. Aquí en el mapa:

Etapa 5: Wurzburgo a Frankfurt – 119 kilómetros

Frankfurt, la quinta ciudad más grande de Alemania, cuenta con una particularidad que la hace muy especial. En su centro se pueden encontrar algunso de los rascacielos más altos de Europa -de ahí su apodo de Mainhattan- y unos de los cascos históricos más hermosos de Alemania, con el Römer y la Catedral Imperial de San Bartolomé como insignias de una ciudad cuya superficie está cubierta en un 40% de áreas verdes protegidas, entre ellas, el «cinturón verde de Fráncfort» que incluye un bosque emplazado en terrenos que desde 1372 pertenecen a la ciudad.

Sin duda alguna su plaza central en el casco histórico es lo más reconocible de una ciudad hermosa para recorrer sin apuro, detenerse en su infinidad de parques a disfrutar de un lugar que supo hacer convivir el ritmo de una gran urbe con la tranquilidad de la naturaleza. En esa plaza tuvimos la suerte de llegar durante una celebración en conjunto con Francia que nos regaló un espectáculo de luces único:

europa-en-autocaravana europa-en-autocaravana

La autocaravana la dejamos en un parking que lamentablemente no existe más ya que estaba en construcción. Pero en los alrededores de Frankfurt hay varias opciones de campings y áreas de servicio.

 

Etapa 6: Frankfurt a Colonia – 190 kilómetros

Estamos seguros que Colonia antes de la Segunda Guerra Mundial debió haber sido una muy bella ciudad medieval. De hecho en su momento fue la ciudad más grande de todos los territorios de habla alemana. Pero tras los bombardeos la ciudad fue totalmente destruida y su reconstrucción sólo respetó el esquema y la denominación de las calles, y todos sus edificios se construyeron según el estilo de los años 50. Por eso nos resultó una ciudad que nos dejó con muy poco. Sin embargo esa catedral gótica de 157 metros de altura que comenzó a construirse en el año 1248 y terminó seis siglos después, en el año 1880, es suficiente excusa para visitar Colonia. Patrimonio de la Humanidad desde 1996, edificio más alto del mundo hasta 1884 (tras las construcción del Monumento a Washington, en la ciudad homónima), y monumento más visitado de Alemania, la Catedral de Colonia sobrevivió a los bombardeos aliados -a pesar de que una de sus torres sufrió una gran destrucción- lo que le da un halo aún mayor. Pararse delante de la catedral y ver esa piedra negra elevándose una cuadra y media hacia arriba es impactante.

europa-en-autocaravana

Pero más allá de la Catedral, sentimos que Colonia fue una ciudad que no nos dejó mucho, por lo que no volveríamos. Fue quizás el único lugar en Alemania en donde tuvimos esa sensación.

 

Holanda en autocaravana


europa-en-autocaravana

 

Etapa 7: Colonia a Amsterdam – 267 kilómetros

No hay muchas cosas nuevas que podamos decir de Amsterdam que no se hayan dicho en otros cientos de artículos. No voy a detenerme en hablar acerca de sus canales, de su hermosa arquitectura del siglo XVII típica de los países bajos con sus ladrillos a la vista y sus tejados triangulares. No voy a hablar acerca de la casa en donde una pequeña niña se escondió junto a su familia del asedio nazi y escribió un diario que sería uno de los documentos más importantes de la época. Tampoco es necesario que hable acerca del barrio rojo y de cómo miles de turistas pasan por allí a ver a esas mujeres que se muestran en sus ventanas como si de mercancía se trataran. No quiero hablar del constante olor a marihuana o de los coffee shop en donde todo es posible. Ni tampoco hablar del Rijksmuseum, o del Museo Stedelijk, o del Museo Van Gogh. Sería repetir una y otra vez lo que leímos en tantos blogs.

Prefiero hablar de esas sensaciones encontradas en una ciudad maravillosamente hermosa, extremadamente caótica, deliciosamente abierta. Una ciudad en donde hay que tener los reflejos de un boxeador para ir esquivando las bicicletas que sobrepasan por dos a los pobladores. En donde la moderna apertura social debería ser algo normal en el mundo y no tratarse de un bicho raro. Amsterdam es una de las ciudades más hermosas de Europa y a la vez una de las más cansadoras. Su ritmo no se detiene, salvo un rato en esas mesas a orillas de los canales, o en esos enormes parques que la rodean. Amsterdam es una dama muy particular. Se hace amar, y agota. Se puede estar una semana descubriendo sus museos, sus rincones. Y se puede estar un día y no querer más. Sea lo que sea, Amsterdam está hecha para ser visitada y disfrutada, tratando de bajar un cambio de la bicicleta para vivirla a tu propio ritmo, o ponerte en la fila frenética de ruedas y adaptarse.

europa-en-autocaravana

Para nosotros un día fue más que suficiente, y por eso decidimos disfrutar nuestro segundo día con una de las escapadas citadinas más hermosa de todo el viaje: un paseo en bicicleta por dos pueblos tan bellos como tranquilos, Broek in Waterland y Monnickedam. Pero como hicimos un artículo entero dedicado a esta escapada, te invito a que lo leas para no repetirme: Un día en bicicleta por los alrededores de Amsterdam.

europa-en-autocaravana

La autocaravana la dejamos en el mejor posible lugar para hacerlo: un camping a apenas 10 minutos en autobús del centro (o 20 minutos en bicicleta) pero lo suficientemente alejado como para estar rodeado de la más tranquila naturaleza, el camping Vliegenbos. Aquí en el mapa:

Etapa 8: Amsterdam a Utrecht – 45 kilómetros

Por más que Amsterdam sea la ciudad más visitada del país nos llevamos una muy grata sorpresa con Utrecht y la elegimos sin duda alguna por sobre la capital holandesa. Con un estilo arquitectónico igual al de Amsterdam, y con canales atravesando el centro histórico, Utrecht podría considerarse un Amsterdam en cámara lenta, sin el tumulto, sin el ritmo frenético de lea capital. Por eso le dedicamos un artículo entero a esta hermosa ciudad. Te invito a que lo leas y descubras sus encantos: Qué ver en Utrecht: por qué agregarlo a un itinerario en Holanda.

europa-en-autocaravava

Aquí es donde termina la quinta parte de nuestro viaje en autocaravana por Europa. Ahora nos faltan dos países más para llegar al cierre de nuestro periplo: Bélgica y Francia. No te pierdas entonces la sexta parte de nuestra aventura haciendo click ACA.

Te invitamos a suscribirte a nuestro blog dejándonos tu correo electrónico aquí debajo así te avisamos cuando esta aventura continúe.

Además no te olvides de que si te suscribís te enviaremos GRATIS nuestra revista de Islandia con toda la información para visitar el país en autocaravana, y nuestras mejores fotografías de ese viaje de dos semanas.

Quiero la revista de Islandia GRATIS
Respetamos tu privacidad.

TE GUSTÓ? COMPARTILO EN PINTEREST!

Join us now

Get our online magazine with 26 full color pages for free!

Written by Pie & Pata
Feliz es quien disfruta viajar en familia.