Europa en autocaravana en 90 días. Parte 2

Si estás acá es porque ya leíste la primera parte de nuestro recorrido en autocaravana por Europa. ¿No? ¿No lo leíste? Hacé click en este link: Europa en Autocaravana, Parte 1 . Tranquilo, te espero.

Ahora que ya recorriste con nosotros nuestra primera etapa del viaje en autocaravana por España te invito a que te subas nuevamente a bordo de nuestra hermosa casa con ruedas y crucemos juntos los Pirineos para llegar a uno de los países más encantadores de toda Europa: Francia. Por algo le dedicamos un posteo especial a sus 31 Pueblos más bellos (click ahí si no lo has leído). Como mencionamos en ese artículo, Francia tiene un significado muy especial para nosotros ya que fue allí adonde viajamos por primera vez juntos como pareja y donde nos enamoramos. Pero no quiero hablarte de nosotros ahora. Quiero que sigas descubriendo los mejores rincones del continente para viajar con tu autocaravana. ¿Seguimos?

 

Parte 2: Francia en autocaravana – Primera parte

Antes de comenzar te hago una pequeña aclaración: es la primera parte en Francia ya que a nuestro regreso volveremos a este hermoso país.

 

Etapa 1: Roncesvalles (España) a Saint Jean Pied de Port (Francia) – 27,5 kilómetros

Europa en Autocaravana

En la región de Aquitania encontramos este hermoso pueblo francés que forma parte del País Vasco Francés y que fue, hasta el año 1512, parte del Reino de Navarra. Es una hermosa ciudadela amurallada durante la época del Cardenal -y en ese entonces Primer Ministro- Richelieu para prevenir posibles ataques españoles. Hoy en día son los caminantes los que atraviesan sus hermosas calles empedradas en su recorrido hacia Santiago de Compostela.

Son apenas 8 los kilómetros que separan Saint-Jean-Pied-de-Port de la frontera española, pero nomás entrar a esta localidad ya comenzamos a sentir ese “no sé qué” de los pueblitos de Francia. Tal vez es algo muy personal, pero no podemos evitarlo. Estos pueblos nos enamoran cada día más. Será por sus calles empedradas que suben hasta el castillo del pueblo. Será por sus puentes que atraviesan ríos (el Nive en este caso) que se adentran en las ciudadelas. Será por los vinos y los quesos. O por los banderines verdes y rojos que cuelgan de las ventanas. Sea por lo que sea, estamos en Francia y nos sentimos felices.

Para recorrer el pueblo dejamos nuestra autocaravana en un parking a una distancia muy corta a pie del centro (10 minutos andando). El parking queda en una pequeña subida por lo que para regresar a la autocaravana hay que subir, pero nada que no pueda hacerse. Aquí en el mapa:

Al estar prohibido pernoctar allí decidimos seguir nuestro camino hasta la siguiente parada: Lourdes.

 

Etapa 2: Saint Jean Pied de Port a Lourdes – 164 kilómetros

Europa en Autocaravana

Era algo tarde al llegar por lo que preferimos dejar la visita para la mañana siguiente. Elegimos en esta ocasión un camping. Le Vieux Berger se encuentra a apenas 2 kilómetros del centro de la ciudad y tiene todas las comodidades para pasar una linda jornada y un entorno natural que merece la pena ser disfrutado. Así fue como rodeados de montañas nos fuimos a descansar. Hay un camping algo más cercano al centro que se llama Camping de La Poste. Pero nos decidimos por el entorno natural que Le Vieux Berger nos ofrecía y porque contaba con juegos para niños.

Para llegar al centro de Lourdes nada mejor que nuestras bicicletas. En las medianas y grandes ciudades siempre es recomendable encontrar un lugar en las afueras para aparcar la autocaravana y llegar en bicicleta o transporte público. A menos que las apps que nombramos en nuestro primer artículo de esta serie (CamperContact y Park4Night) muestren sitios aptos para dejar el vehículo, podríamos estar dando vueltas y vueltas sin encontrar sitio para dejarlo.

Remontémonos 160 años atrás, más precisamente al día 11 de febrero de 1858. Lourdes era una pequeña aldea con casas humildes y con una población que en su gran mayoría era analfabeta (80%). Bernadette Soubirous, una niña de 14 años, junto a dos de sus hermanas, se había ofrecido para ir a buscar leña ya que en su casa se había acabado. También les venía bien caminar y sentir el aire libre, y poder salir de esa casa precaria en la que vivían junto a sus padres que hacían lo que podían para alimentar a sus hijos a pesar de su extrema pobreza.

Al llegar al río Gave sintieron una fuerte brisa que corría por sus espaldas. Pero las hojas de los árboles estaban totalmente quietas, y nada se movía alrededor. Nuevamente, la brisa. Bernadette se dio vuelta y allí, dentro de una gran gruta de 3 metros y medio de alto por 3 metros y medio de ancho que la naturaleza había excavado en la montaña, se apareció por primera vez. Era una mujer hermosa, vestida de blanco, con una enorme sonrisa y una imponente presencia, calma pero imponente.

Así lo recordaba Bernadette: “En la abertura de una roca, llamada cueva de Masse-Vieille, vi a una joven. Creyendo engañarme, me restregué los ojos; pero alzándolos, vi de nuevo a la joven, que me sonreía y me hacía señas de que me acercase. La mujer vestía túnica blanca con un velo que le cubría la cabeza y llegaba hasta los pies, sobre cada uno de los cuales tenía una rosa amarilla, del mismo color que las cuentas de su rosario. El ceñidor de la túnica era azul. (…) Tuve miedo. Después vi que la joven seguía sonriendo. Eché mano al bolsillo para coger el rosario que siempre llevo conmigo y se me cayó al suelo. Me temblaba la mano. Me arrodillé. Vi que la joven se santiguaba… Hice la señal de la cruz y recé con la joven… Mientras yo rezaba, ella iba pasando las cuentas del rosario (…) Terminado el rosario, me sonrió otra vez. (…) Aquella Señora no me habló hasta la tercera vez.”

Fueron un total de 18 apariciones las que experimentó esta niña, que pasó de ser una pobre loca a una santa milagrosa. Hoy la ciudad de Lourdes de apenas 15.000 habitantes, en la región francesa de Midi-Pyrénées, recibe un afluente anual de más de 6 millones de visitantes, y se ha transformado en uno de los centros de peregrinación más importantes del mundo católico. Su Santuario, compuesto de 22 lugares de culto distribuidos en 52 hectáreas, es realmente impactante desde su arquitectura y su entorno natural, rodeado de montañas, con el río Gave fluyendo allí debajo, y la gruta en donde una imagen de la Virgen nos marca el lugar de las milagrosas apariciones. Creer o no creer, religioso o no, es un sitio de una gran energía y emociona ver a los miles de peregrinos rezándole a la Virgen.

 

Etapa 3: Lourdes a Lac de Lourdes – 3 kilómetros

Europa en Autocaravana

A tan sólo 3 kilómetros de la ciudad encontramos un hermoso lago glaciar en donde pasar el día en familia: mesas de picnic, un enorme parque para chicos, y una piscina natural dentro de las aguas del lago, delimitada por redes de protección para que los más chicos puedan nadar en las aguas sin tener que preocuparnos por su seguridad.

Desde aquí parten senderos a pie o en bicicleta para dar la vuelta completa al lago y disfrutar de los bosques que lo rodean. La autocaravana se puede dejar perfectamente en el parking gratuito del lago, e incluso se puede pernoctar (sin servicios). En el mapa:

 

Etapa 4: Lac de Lourdes a Castelnaudary – 230 kilómetros            

Europa en Autocaravana

Dejamos nuestra autocaravana en el área de servicio –bien ubicada aunque algo apretados- , y nos dispusimos a recorrer esta pequeña comuna francesa de la región de Occitania.

Castelnaudary se encuentra a 60 kilómetros de Toulouse y a apenas 40 kilómetros de la hermosa ciudad amurallada de Carcasonne. El Canal de Midi recorre su centro y es lo que le otorga una singular belleza. Comparado con los demás pueblos franceses no es lo más lindo que hayamos visto pero el paseo por el entorno del río vale la pena, y más si se cuenta con una bicicleta. El Grand Bassin es un lago artificial de 7 hectáreas en cuyas orillas se puede disfrutar de la típica gastronomía de la región.

 

Etapa 5: Castelnaudary a Minerve – 90 kilómetros

Europa en Autocaravana

Buscando acerca de los Pueblos más bellos de Francia llegamos a este hermoso lugar en la región francesa de Languedoc-Rosellón, enclavado en lo alto de una meseta rocosa rodeada de enormes cañones formados por el paso de dos ríos: el Cesse y el Brian.

Minerve fue una importante ciudad cátara. Fue allí en donde centenares de cátaros encontraron refugio durante la Cruzada Albigense, aquel movimiento promovido por la Iglesia Católica para erradicar de Europa a los herejes cátaros que con su creencia religiosa acerca de un mundo dual, el de Dios en el cielo y las almas, y el del Diablo en el mundo terrenal y material, estaba cuestionando las creencias católicas y sobre todo a la Iglesia, a quienes tildaban de corruptos.

Minerve era un lugar ideal para protegerse: en lo alto de acantilados de roca, rodeados de dos ríos, con un solo punto de entrada a la ciudadela amurallada. A los cruzados les costó invadir el lugar. Lo lograron destruyendo las fuentes de agua y alimentación de los cátaros, quienes se vieron obligados a aceptar su rendición, y cayeron luego en el fuego “purificador” de los cruzados. Otras de las tantas historias de guerra en nombre de Dios que tantas muertes han dejado, y lamentablemente sigue dejando. Pobre Dios, usando su nombre en vano para justificar otras cuestiones más profundas. Pero no nos pongamos analíticos ahora, ¡que esto es un blog de viajes! Te pido perdón. Sigamos.

La autocaravana se deja en el parking del pueblo -4 euros la jornada completa, gratuito a partir de las 18 y con posibilidad de pernoctar:

 

A Minerve no se puede acceder con ningún tipo de vehículo. Todo el pueblo es peatonal. Pero sin duda alguna el parking es el mejor lugar para disfrutar de la vista más maravillosa del lugar: las rocas cayendo hacia las aguas de los ríos (secos en verano, lo que permite acceder a las cuevas talladas por el agua en los acantilados), el frondoso bosque Mediterráneo sobre las colinas circundantes, y allí debajo de nosotros, el pueblo de piedra de Minerve, detenido en el tiempo, con sus apenas 120 habitantes y sus recuerdos de aquel fatídico 22 de julio de 1210 cuando 140 personas perecieron al fuego Cruzado al no querer abjurar a su fe.

 

Etapa 6: Minerve a Lyon – 412 kilómetros

Europa en Autocaravana

Las regiones que separan el pequeño y tranquilo pueblo de Minerve de la movida y enorme urbe de Lyon ya las habíamos recorrido durante nuestro viaje por Francia en 2013, por lo que preferimos hacer de un tirón ese recorrido. Pero si nunca has estado te recomendamos que te detengas en el Parque de las Cevenas, y en las ciudades de Nimes, Aviñón, Aix-en-Provence, y los maravillosos pueblos de la Provence: Gordes, Roussillon, Ile-Sur-la-Sorgue, Fontaine de Vaucluse, entre otros.

La autocaravana la dejamos en un parking muy próximo al centro (distancia posible a pie, e ideal para la bicicleta) de manera totalmente gratuita y allí mismo pernoctamos. Se veía un lugar muy seguro y tranquilo, y así lo fue. En el mapa:

De Lyon vamos a olvidarnos del mal momento que nos tocó vivir (De bicicletas, candados, y el viento en la cara), y vamos a concentrarnos en hablar acerca de una de las ciudades más hermosas de Francia, cuyo barrio antiguo poco tiene que envidiarle a París, y eso es mucho decir. Lyon es la tercera ciudad más poblada de Francia con más de 500 mil habitantes, detrás de la capital del país y de Marsella. Por lo tanto evitamos entrar al centro con la autocaravana.

Europa en Autocaravana

No sólo es una ciudad llena de vida y movimiento joven debido a sus tres grandes universidades (es la segunda ciudad universitaria del país), sino que es uno de los grandes exponentes gastronómicos de Francia. De hecho el célebre chef Paul Bocuse, fundador de la nouvelle cuisine y fallecido el 20 de enero de este año, despedido con todos los honores en Francia, nació a apenas 10 kilómetros de la ciudad, y fue en Lyon en donde exploró por primera vez el mundo de la gastronomía. Así que te guste la historia, la vida nocturna, o la comida, Lyon no falla.

Allí donde confluyen los ríos Ródano y Saona, entre este último y la colina de Fourviere coronada por la Basílica Notre-Dame y la Torre metálica de telecomunicaciones inspirada en la Torre Eiffel, se extiende ante nosotros el barrio más hermoso de toda la ciudad: Vieux Lyon, la parte medieval y renacentista de la ciudad, dividida en tres partes: Saint-Georges, Saint-Jean y Saint-Paul. Este barrio es uno de los sectores protegidos por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1998.

Europa en Autocaravana

La colina de la Croix-Rousse y su barrio que fuera el centro de la industria de la seda, la colina de Fourviere y su teatro romano y basílica, y la Presqu´Ile (“casi isla”) y sus calles renacentistas, son sólo algunas de las riquezas patrimoniales de esta bella ciudad francesa que vale la pena recorrer, atravesando sus puentes y disfrutándola desde sus calles.

 

Etapa 7: Lyon a Dijon – 196 kilómetros

Europa en Autocaravana

No hay un sitio para dejar la autocaravana en pleno centro de Dijón, pero hay varias opciones de parkings a pocos minutos a pie. Nosotros nos decidimos por un área de picnic en donde es posible pernoctar y que se encontraba a tan sólo 25 minutos a pie del centro. Era tan lindo el entorno que encontramos que decidimos pasar esa primera jornada recorriendo el bosque que la rodeaba: el Parc des Carrieres Baquin. En el mapa:

Europa en Autocaravana

Además de ser mundialmente famosa por su mostaza y sus vinos de Borgoña, esta ciudad desborda belleza arquitectónica en cada esquina. Casas de la Edad Media, la gótica Iglesia de Notre Dame de Dijon del siglo XIII y su lechuza que trae buena suerte a quien la toque, la hermosa Place de la Libération con el Palacio de los Duques y de los Estados de Borgoña que hoy alberga el Ayuntamiento y el Museo de Bellas Artes, que transforman a Dijón en una de las ciudades francesas más importantes a nivel artístico.

Europa en Autocaravana

Los alrededores de Dijón invitan a un paseo a través de viñedos y pequeños pueblos medievales. Pero es tan hermosa esta ciudad, y tan inesperada, que pocas ganas dan de irse. Sin lugar a dudas uno de los puntos altos de nuestra primera etapa francesa.

 

Etapa 8: Dijon a Cromary – 104 kilómetros

Europa en Autocaravana

Si hablamos de los puntos altos de nuestra primera etapa francesa, no podemos dejar de pensar en Cromary, quizás EL punto más alto de todos. Por algo lo elegimos como parte de nuestras mejores 10 mejores experiencias de 2017. Fue allí en donde comenzamos a enamorarnos del concepto de Slow Travel (¿Qué es el Slow Travel? Click!). Fue en ese camping a orillas del río, y desde donde partían caminatas por campos de maíz rodeados de sierras y bosques, en donde decidimos detenernos un poco, dejar de recorrer a las apuradas, y disfrutar del simple hecho de estar, ahí, ahora, juntos.

Cromary es tan pequeña y desconocida que Wikipedia le dedica una oración. Pero podríamos estar hablando horas de este maravilloso lugar en la región del Franco Condado. El camping que elegimos, y que fue un verdadero paraíso, fue el Camping Verterive, a orillas del Río Ognon, con una playa privada para relajarse unos días. En el mapa:

Les dejo aquí unas fotos de nuestra inolvidable caminata:

Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana

 

Etapa 9: Cromary a Colmar – 160 kilómetros

Europa en Autocaravana

Nuestra última parada en esta primera etapa por Francia fue en la hermosa región de la Alsacia, una zona pasada de manos una y otra vez entre franceses y alemanes. De ahí el orgullo alsaciano de pertenecer a Francia, y la arquitectura germana que caracteriza a estos pueblos floridos en el último bastión oriental del país.

Después de Estrasburgo y Mulhouse, Colmar es la tercera ciudad más grande de Alsacia, con casi 70.000 habitantes. Es la capital de los vinos de la Alsacia y ciudad cultural. Su centro histórico alberga grandes edificios de estilo gótico alemán y primer Renacimiento, con sus característicos tonos pastel, vigas de madera a la vista, y repleto de flores. Lo más hermoso de Colmar son sus canales que recorren sus calles y logran su máxima expresión en el barrio conocido como la Pequeña Venecia desde donde parten pequeñas embarcaciones que te llevan en un recorrido diferente por la ciudad.

Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana

La noche en Colmar es muy animada, con música en la calle, terrazas en donde comer la típica comida alsaciana con raíces germanas, y disfrutar de una gran ciudad con aires de pueblo.

La autocaravana la dejamos en al área de servicio del Port de Plaisance, el puerto deportivo de la ciudad, a 1.5 kilómetros del centro, lo que lo transforma en un sitio ideal para recorrer no sólo la ciudad de Colmar a pie, sino también los pueblos franceses de la Alsacia en bicicleta. En el mapa:

Pueblos como Riquewihr (a 50 minutos de Colmar), o Eguisheim (a 25), se transforman en escapadas ideales para un hermoso día entre viñedos, caminos solitarios, y pueblos floridos.

Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana Europa en Autocaravana

 

Ahora sí ya era el momento de despedirnos de Francia (por el momento) y cruzar la frontera hacia Alemania, atravesando el Rín. Pero pronto volveríamos a seguir descubriendo las bellezas de este país. Debemos continuar nuestra aventura hacia Polonia, y para eso, aún nos quedaban algunos países por atravesar.

Hacé click AQUÍ para la tercera parte!


TE GUSTÓ? COMPARTILO EN PINTEREST!

Europa en autocaravana

Join us now

Get our online magazine with 26 full color pages for free!

Written by Pie & Pata
Feliz es quien disfruta viajar en familia.