Escapadas de Fin de Semana en España: Segovia

ESCAPADAS DE FIN DE SEMANA EN ESPAÑA

Comenzamos nuestra sección de Escapadas de Fin de Semana en España con una propuesta que puede tomarte un fin de semana entero o un sólo día.

La ciudad de Segovia, en Castilla y León, es demasiado extraordinaria para visitarla en un solo día. Pero sabemos que a veces el tiempo es escaso y uno debe adaptarse. Es por eso que te propongo esta escapada de una jornada entre monumentos que te transportarán varios miles de años atrás. ¿Comenzamos?

 

ESCAPADAS DE FIN DE SEMANA EN ESPAÑA:

SEGOVIA EN UN DÍA

Has conducido tu coche desde Madrid (sitio típico desde donde salir) por algo más de una hora, y ya te encuentras en esta hermosa ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985. Como toda ciudad turística, aparcar puede ser complejo. Pero te daremos un consejo (no se lo cuentes a nadie).

Como tu recorrido comenzará en el Acueducto, tomarás la Avenida del Padre Claret hasta llegar al Parque del Cementerio, y cogerás la Calle Los Bomberos. Por allí encontrarás sitio gratuito para aparcar, y estarás a tan sólo 10 minutos andando al Acueducto por la Avenida del Padre Claret.

Ahora sí, estarás ante la majestuosidad de nuestro primer monumento: el Acueducto Romano. En plena Plaza del Azoguejo, lugar de grandes transformaciones (hasta hace poco tiempo en donde hoy está el Centro de Visitantes se erigía una Iglesia Románica), se encuentra la obra de ingeniería civil romana más importante de toda España.

Así que detente un poco allí, y respira. Estás ante siglos de historia. Casi 20 para ser más preciso. Observa las grandes rocas y sorpréndete al saber que no están unidas por ningún tipo de cemento ni pegamento. Están simplemente colocadas una encima de la otra, lo que demuestra un fenomenal conocimiento de los romanos de la fuerza de empuje de las rocas.

Ahora será momento de viajar mil años hacia adelante caminando apenas 600 metros. Del esplendor romano pasaremos a la época en donde los judíos se asentaron en la ciudad, en la maravillosa Judería segoviana. Podrás visitar la Antigua Sinagoga Mayor, incautada a los judíos en 1410. Se trataba del centro religioso de la comunidad judía de Segovia en época medieval. Se encuentra situada entre la calle Judería Vieja, la de la Puerta del Sol y la muralla.

Del medioevo viajarás al gótico dando la vuelta de la esquina. A través de la Calle Marqués del Arco ingresarás a la majestuosa Catedral de Segovia, construida entre los siglos XVI y XVIII. Sus leves detalles renacentistas se deben a que se trata de una de las construcciones góticas más tardías de Europa, erigida en la época en la cual el Renacentismo ya estaba invadiendo el continente.

Imagino que a esta altura ya tendrás hambre. Te propongo que por un instante regreses al Siglo XXI y elijas un buen restaurante para disfrutar de la deliciosa gastronomía segoviana. Decirte que pruebes el cochinillo asado o el lechazo sería redundante…

Ahora que ya tienes el estómago lleno, puedes regresar a la máquina del tiempo, más precisamente al año 1120. ¿Sabes dónde estás? No, no te encuentras en Disney frente al Castillo de Cenicienta (aunque dicen que Disney se inspiró en este lugar para su creación). Estás ante el hermoso Alcázar de Segovia, el octavo monumento más visitado de España. Y razones no le faltan.

En sus casi mil años de vida ha sido castro romano, fortaleza medieval, palacio real, custodio del tesoro real, prisión de estado, Real Colegio de Artillería y Archivo General Militar. Con su forma de proa de barco es una visita indispensable en la ciudad.

Antes de irte, ¿por qué no subes los 152 escalones que te llevarán hacia lo alto de la torre y una hermosa vista de la ciudad de Segovia y las sierras circundantes? ¿Que no tienes energía? Bueno, luego no digas que no te lo recomendamos.

Es hora de ir concluyendo el día, pero antes por qué no desciendes desde el Alcázar hacia el río Eresma. Cruza el puente y descubre la iglesia de la Vera Cruz, el santuario de La Fuencisla y el Convento de las Carmelitas Descalzas o el monasterio del Parral. Ya que estás junto al río, tómate un respiro.

Ahora es momento de volver a tu coche, y por qué no hacerlo bordeando el río, a través del Paseo de la Alameda del Parral. Aunque una gran idea sería cenar disfrutando del Acueducto iluminado, ¿verdad?

Y ahora ya te dejo tranquilo para que disfrutes de un merecido descanso. Espero que hayas disfrutado de esta ciudad monumental.

Join us now

Get our online magazine with 26 full color pages for free!

Written by Pie & Pata
Feliz es quien disfruta viajar en familia.